Bienvenidos a “ P e s c a c o n G a b y ”


Información para el pescador deportivo. Notas de los principales pesqueros. Estado del tiempo y del Río. Fotos y videos. Todo en un solo lugar.


"Mi mayor preocupación es que cuando yo muera y no esté, mi mujer venderá mi equipo de pesca por lo que le dije que me costó."


miércoles

Hola amigos! El primer fin de semana de Octubre estuvimos en el Balneario La Balandra para poder capturar los últimos ejemplares de Pejes, y así despedirnos de la mejor manera posible.
Así fue como previa preparación de la embarcación, como elementos de seguridad, ecosonda, VHF, combustible y mojarras vivas grandes, desembarcamos a las 8 a.m. en La Balandra, para que nuestro querido amigo Pocho y su compañero de trabajo Cuchuflo (su caballo) nos dejara en el agua para ya salir a pescar.
El día realmente nos acompañó muy bien. Un sol hermoso, nada de nubes, viento normal, unos 15 kms. NO y mucha buena onda.
Navegamos hacia el Este unos tres mil metros, y tirada el ancla de capa, armados los equipos, las boyas en el agua; la impaciencia nos hacía comer las uñas hasta que a nuestro amigo Evaristo, un joven médico de 25 años, le explotó la línea y al recoger nos sorprendió con el primer ejemplar, de 40 cts. Luego fue el turno de Ruben Compagnucci, un joven abogado de 81 años, y luego fue mi turno, Gabriel Aguirre, con un doblete muy lindo que de la fuerza me rompió el reel y gracias a Dios tenía otro para reemplazarlo.
Así las cosas, el pique iba tomando continuidad y fuimos completando la cuota. Si bien el pique no es como en las lagunas de Chascomús o similares, el tamaño, la fuerza, la llevada y la ferocidad del pejerrey de Río, hace que sea una pesca única e inigualable. Es por este motivo que vienen pescadores de todo el país a buscar el famoso “Gran Berisso”.
Cerca del mediodía se fue levantando un poco de viento, el pique seguía, con altibajos, pero no se cortaba del todo.
El Peje más grande fue obtenido por Evaristo, que midió 55 cms. y al pesarlo, la balanza de mano arrojó 1,090 kgs. Realmente una belleza.
Nuestros equipos fueron diferentes. Por un lado, Don Ruben pescó con nylon hueco y línea “Pata de Tero”, es decir, con doble trampa: en la madre y en la bajada, cosa que le dio mucho resultado. Por otro lado, Evaristo pescó con nylon común, con una línea de 3 boyas chicas, sin trampa, y no sólo sacó el primero, sino el más grande. Y yo con multifilamento, boyas grandes, de polipropileno expandido, con trampa y con “bigotera” (es una boyita con un anzuelo que se pone primero de todo). Es muy efectiva, aunque nadie sabe la razón exacta. Algunos dicen que es la primera que se “choca” el pez, otros dicen que es la que más movimiento tiene, en fin, da mucho resultado. Y los tres con cañas de grafito y acción de punta.
Al finalizar el día teníamos unos 60 pescados, sin contar los devueltos, los que no pasaban la medida reglamentaria. Eran todos grandes y de un color casi azulado, con el lomo blanco y muy brilloso, distinto al peje de dos meses atrás o de lagunas. Dicen que es el Peje que está de vuelta, el que viene de desovar en el Paraná, que sigue su rumbo hacia el mar.
Espero que les haya gustado la nota.


Hasta la próxima! Les dejo algunas fotos... y también el video de la jornada...