Bienvenidos a “ P e s c a c o n G a b y ”


Información para el pescador deportivo. Notas de los principales pesqueros. Estado del tiempo y del Río. Fotos y videos. Todo en un solo lugar.


"Mi mayor preocupación es que cuando yo muera y no esté, mi mujer venderá mi equipo de pesca por lo que le dije que me costó."


lunes

MAR DEL PLATA, 26 DE DICIEMBRE DE 2010

Salmones, meros, chernias, besugos y cazones en “La Feliz”

“LOS HERMANOS SEAN UNIDOS”

“Los hermanos sean unidos, porque ésa es la ley primera. Tengan unión verdadera, en cualquier tiempo que sea, porque si entre ellos se pelean, los devoran los de afuera” reza el Martín Fierro de Don José Hernández. Así fue que el 26 de Diciembre de 2010, pasada la Natividad del Niño Jesús, Papá Noel nos leyó nuestra cartita y nos concedió nuestro deseo, nuestro gran deseo. Nuestro pedido consistía básicamente en dos cosas: una era fácil y la otra difícil. La primera era hacer pesca de altura en Mar del Plata en busca de los tan preciados Salmones que nos regala nuestro querido mar argentino, la segunda, la más difícil, era conseguir ese permiso tan problemático de la patrona para que nos deje ir a pescar, que se quede con los chicos, que cuando lleguemos esté de buen humor y encima nos pregunte con qué caña pescamos, como encarnamos y si ya habíamos arreglado la próxima salida de pesca. Se vé que nos hemos portado muy bien porque nos regaló las dos cosas. Fue un día hermoso, pero más que hermoso, lindo o con buen tiempo, un día literalmente inolvidable. Se preguntarán el porqué del título de la nota, y les paso a contar: la familia Teves de Ringuelet está constituida por Doña Alcira, Don Carlos Teves, y los tres pollitos: Ariel, Hernán y Juan Esteban. Éste último ha dejado nuestro país por motivos laborales hace 8 años, y desde esa época jamás ha tenido lugar un día de pesca en familia, como en aquellos años donde cada fin de semana era una nueva salida en familia, una laguna diferente, un arroyo desconocido, y el Club de Pesca de La Plata era como su segunda casa. Fue así que desde Bélgica vino Juan Esteban a pasar las fiestas y aprovechando semejante situación, decidimos recordar viejos tiempos y pedirle a Papá Noel un día de pesca entre hermanos y amigos.
Siendo las 2:00 am del día domingo, enderezamos la camioneta con rumbo Mar del Plata y a las 6:00 con la puesta del Sol sobre nuestra izquierda en la ruta, arribamos al Puerto de la Ciudad “Felíz”. La ruta no estaba cargada, el día acompañó de una manera increíble, y realmente la salida del Sol era un festival para los ojos.
Así las cosas, utilizamos los servicios de AquaFish. Un yate de 12 mts. de eslora, preparado de la mejor forma posible para realizar la pesca que queríamos: salmones y variada grande de mar. El capitán, Mariano de La Rúa, y sus dos marineros, “Nico” y el “Cordobés” nos recibieron con medialunas dulces, saladas, y un rico café. Tal vez la estela del espíritu navideño, tal vez su comprensión de ser algo casi nuevo para con nosotros, tal vez su deseo de hacernos pasar un día inolvidable, o tal vez su generoso sentido humano; de una u otra forma, los tres tripulantes no dejaron de sorprendernos con su atención, dedicación y trabajo para que sea nuestro “día perfecto”.
Zarpamos del Club Motonáutico de Mar del Plata a las 7:30 a.m., llegando al primer banco de piedras a las 9:15 a.m. Una vez tirados los equipos al agua, no se hicieron esperar las primeras capturas de meros, castañetas, y besugos. Algunos los usamos para preparar filete y así probar suerte con el salmón.
Los meros eran grandes, todos de buen porte, fue muy entretenido luchar con esta especie tan particular, muchas veces levantábamos doblete y se ponía lindo traerlos desde 45 metros de profundidad.
Luego de sacar varios meros, algunos tuvieron más suerte que los demás, porque sacaron dos cazones de 13 kilos uno, y 15 kilos el otro. Uno sacado por Lorenzo, un compañero de la excursión, y el otro por Ariel Teves, el mayor de los tres hermanos.
Son muy peleadores y no dan tregua, hay que luchar para levantarlos porque tienen mucha fuerza y destreza en el agua.
Al rato, el capitán dio la voz de “levante”, y partimos hacia otro banco, llamado Banco de Plata, donde apenas encarnamos con unos buenos filetes de castañetas, comenzaron a salir los tan preciados salmones.
Al principio eran medianos, de 6 y 8 kilos aproximadamente, pero enseguida las cañas parecían partirse para pelear con semejantes bestias donde la balanza acusó salmones de 14 kilos. Realmente algo inolvidable, maravilloso, espectacular, agradable, original, hermoso y hasta sorprendente.
Continuando con el buen ánimo de pesca, no dejamos de sacar en ningún momento: salmón, mero, chernia, besugo, caballa, pez palo y cazón.
Pasado el mediodía y luego de recorrer el tercer banco de piedras, quien les narra esta nota clavó un Tiburón Azul enorme, que apenas se dejó ver, porque no estaba pescando con el equipo adecuado, por lo tanto cortó el nylon pasados los 10 minutos de ardua pelea. Fue un mano a mano insoslayable, parejo, temible, valiente y estremecedor, pero ganó el dueño del lugar, el amo de nuestro querido mar argentino. Vale decir que “nuestros tiburones” se encuentran en peligro de extinción, y por eso están protegidos y hay que devolverlos. De hecho existen muchos guías que hacen pesca con devolución, y hasta existen anzuelos biodegradables para no lastimarlos. La Sea Sheperd Conservation Society es una asociación sin fines de lucro dedicada a proteger nuestro
ecosistema marino. Su lucha a favor de los tiburones se centra en proteger a estos peces gigantes de ser capturados ilegalmente simplemente por sus aletas. La sopa de aleta de tiburón en varios países es considerada como un manjar. Los tiburones son capturados sólo para quitarles sus aletas, y después sus cuerpos son tirados al mar. Debido a prácticas como éstas, diferentes especies de tiburones se han extinguido de nuestro planeta.
Así las cosas, fue pasando el día, levantando un poco de cada especie: meros, chernias, besugos, salmones, etc. Al medio día almorzamos una comida ligera entre banco y banco para no perder tiempo, y continuamos la pesca hasta las 16:00 hs hasta que el capitán dio la voz de “último tiro”. No sé si los peces sabían que era el último o que, pero la mayoría levanto doblete de meros y salmones, algo increíble.
Así fue que emprendimos el regreso, siempre con buen tiempo, un hermoso sol que nos acompañó todo el día y el viento casi nulo, lo que nos hizo navegar siempre a velocidad crucero, sin perder tiempo de pesca.
Espero que les haya gustado la nota, y les deseo un felíz año, que el pasado 2010 les haya dejado muchas sonrisas, un sueño menos en la lista porque se cumplió, pocas lágrimas derramadas, grandes sonrisas, y que el año que comienza los encuentre rodeado de sus seres queridos, y como dice Charles Chaplin: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos, por eso canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida, antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos”. Lo importante no es caerse sino volver a levantarse, con ganas de seguir soñando y volver a barajar las cartas de la vida nuevamente. Gracias a todos por haber estado de una u otra manera en el año que pasó, y espero encontrarlos en éste que comienza. Felicidades, buenas pescas en este 2011, y como dice nuestro amigo Mako, buenas pescas y "una mejor devolución" para que las generaciones vinientes conozcan el riquísimo sabor de disfrutar un día de pesca con amigos.

Atte. Gabriel Facundo Aguirre Merolli
www.pescacongaby.com.ar
pescacongaby@hotmail.com
Contacto: (0221) 156187429
LES DEJO EL VIDEO PARA QUE LO DISFRUTEN !!!