Bienvenidos a “ P e s c a c o n G a b y ”


Información para el pescador deportivo. Notas de los principales pesqueros. Estado del tiempo y del Río. Fotos y videos. Todo en un solo lugar.


"Mi mayor preocupación es que cuando yo muera y no esté, mi mujer venderá mi equipo de pesca por lo que le dije que me costó."


martes

PESCA RIO DE LA PLATA

Hola amigos de la pesca! En esta oportunidad estuvimos visitando el Río de la Plata y nos fue de maravilla!!! Previas preparaciones de rutina, como verificar los elementos de seguridad, VHF, combustible, y todos los elementos de pesca, emprendimos el viaje hacia La Balandra. Fue allì que Pocho nos esperaba con su caballo Cuchuflo, su compañero de trabajo, y emprendimos la navegación en dirección perpendicular a la costa, ya que había un pronunciado viento del Oeste. Tuvimos que prender el motor recién a los 300 metros de la costa, ya que había mucha playa y una bajante pronunciada. Hicimos 3 mil metros y tiramos el ancla de capa. Al principio no dábamos con las capturas, y pasamos una hora sin tener un solo pique. Haciendo todos los “deberes” y cebando con aceite de pescado y además una preparación casera del Dr. Evaristo de aceite de pescado, aceite común, alimento para gatos y otros aditivos empezamos a tener los primeros toques. Fue así que de a poco empezamos a obtener los primeras “flechas”, pero no eran como las que todo pescador desea obtener. Si bien eran de medida no eran lo que buscábamos.
Llegando el mediodía, mi línea estalló y tras una dura pelea pude traer el famoso “Gran Berisso”. Luego Evaristo y después Ruben sacaron estas enormes bellezas. Como se sabe, el pique del Río no es constante ni regular como puede suceder en las lagunas. El pique es más bien espaciado, pero cuando llega, llega, y no hay nada que se compare con ver a las boyas estallar!!! Pasando el mediodía hubo una seguidilla de grandes ejemplares, con dobletes y no muy lejos del bote.
Dos cosas me llamaron poderosamente la atención: primero, la voracidad con la que comían, las llevadas clásicas, francas hacían que las líneas exploten cuando picaban. La segunda, fue que si bien la mayoría de los piques fueron en la boya “Bigotera”, a veces, venían del anzuelo de la segunda boya junto al de la primera y junto al de la “Bigotera” al mismo tiempo, es decir 3 anzuelos juntos.
Así las cosas, fuimos llenando el famoso “balde de los pescados” que todo pescador ansìa llenar cada vez que sale con amigos. Quién les narra esta historia, Gabriel Facundo Aguirre Merolli, puede dar fe de que el Río rinde de manera extraordinaria. Quienes tienen su propia embarcación en condiciones lo pueden hacer del modo que quieran y bajar donde más les guste, pero aquellos que no la tienen, pueden ir con cualquiera de los guías de pesca que tenemos, que seguramente los van a hacer pescar los “Gran Berisso”. Es una salida muy recomendable y las capturas no son comunes. El tamaño, la voracidad, la forma y nuestro querido Río de La Plata, hacen que sea un verdadero festival para el alma.
Sin màs, me despido y les deseo una feliz semana.
Gabriel Facundo Aguirre Merolli